×

La dinastía Románov

Colección del Museo Ruso

La dinastía Románov

Colección del Museo Ruso
desde 4,00 € Comprar

La dinastía Románov

Colección del Museo Ruso
desde 4,00 € Comprar

 Entrada reducida

·       Mayores de 65 años

·       Estudiantes hasta 26 años

·       Participantes en las actividades congresuales realizadas por la Universidad

·       Familias numerosas.

Gratis

La entrada será en todo caso gratuita para personas en situación oficial de desempleo, menores de 18 años, poseedores del carnet joven euro, personas discapacitadas con acreditación, profesorado universitario de Historia del Arte y Bellas Artes, alumnos universitarios de Historia del Arte y Bellas Artes, empleados de museos y miembros del ICOM, guías turísticos con acreditación oficial y para todo el público los domingos a partir de las 16:00 horas y hasta la hora de cierre.

 

La dinastía Románov (1613-1917), que gobernó Rusia durante más de tres siglos, constituyó
una de las casas reales más deslumbrantes de Europa. La principal misión histórica de los
Románov fue modernizar el Zarato Ruso, anclado en el medievalismo, y transformarlo en el
vasto Imperio Ruso, que sería uno de los principales actores en la arena política europea e
internacional. Durante este periodo, se sucedieron en el trono ruso dieciocho zares,
emperadores y emperatrices.
No todos estuvieron igual de capacitados para dirigir el Estado ni a todos les acompañó la
buena suerte. En la vida de la Corte imperial rusa, digna de una trama shakesperiana, los
triunfos y los éxitos se entremezclaban con las conspiraciones y los asesinatos de sesgo
político. Esta abundancia de capítulos dramáticos, por otra parte, ha sido una constante de la
historia tanto rusa como europea.
Los Románov, como otras monarquías europeas, construyeron palacios y templos, fundaron
instituciones artísticas y educativas y dinamizaron las industrias y el mercado del arte,
actuando como mecenas de los mejores arquitectos, pintores y escultores rusos o invitando a
eminentes artistas extranjeros a trabajar en Rusia. La Academia Imperial de las Artes, bajo la
égida de los emperadores, orientó naturalmente su estética a la de sus patronos.
El barroco isabelino, el clasicismo de Catalina o el estilo imperio de Alejandro entraron en la
historia del arte ruso como fenómenos relevantes que determinaron en gran medida la
iconografía de unas épocas marcadas por el esplendor y las revueltas. El Museo Estatal Ruso,
su historia y sus colecciones están estrechamente vinculadas a la dinastía Románov. El museo,
fundado por deseo del zar Alejandro III (1845-1894) mediante un decreto especial de su hijo
Nicolás II (1868-1918), tiene como sede varias residencias de antiguos emperadores y grandes
duques y hoy sigue conservando una multitud de obras que pertenecieron a miembros de la
familia imperial, o bien que estuvieron relacionados con ellos.
En esta exposición La dinastía Románov que el Museo Ruso presenta en Málaga se incluyen
más de doscientas obras de un periodo que abarca desde el siglo XVII hasta principios del siglo
XX, ejecutadas con diversas técnicas, de diferentes formatos y géneros. Retratos solemnes,
pinturas históricas y de batallas, vistas de Moscú y de San Petersburgo, mobiliario palaciego y
servicios de porcelana, iconos y relojes, monumentos en miniatura y trajes de época
reconstruyen la imagen de los tres siglos de la era Románov, presentada en secuencia
cronológica: desde los acontecimientos que apartaron del trono a la dinastía Ruríkida, que
llevaba gobernando desde el siglo IX —el reinado de Iván el Terrible y los Tiempos
Tumultuosos— hasta el último emperador, Nicolás II, cuya abdicación en 1917 debido a la
presión de los anhelos revolucionarios, puso punto final a la monarquía rusa. Entre las obras
más interesantes de esta exposición figuran las escenas pintadas por los famosos pintores Iliá
Repin, Nikolái Gue, Aleksandr Litóvchenko, Vasili Schwartz, Andréi Riábushkin, Vasili Perov, así
como de otros artistas cuyas obras forman parte de la exposición permanente del Museo Ruso.
Su fuerza imaginativa sumergirá en un pasado lejano al espectador, que se convertirá en
testigo de hechos históricos, captados en todo su dramatismo. Destaca la extensa y
significativa galería de retratos de zares, emperadores y emperatrices rusos, así como de otros
miembros de la dinastía Románov.

Los rostros de quienes gobernaron Rusia durante varios siglos «cobran vida» en esos retratos.
Un gran número de estas obras son de reconocidos artistas de Europa Occidental que
trabajaron en Rusia, lo que atestigua el ambiente artístico internacional que predominaba en
la Corte imperial.
Entre las piezas únicas de esta exposición encontramos obras de artes decorativas como la
Puerta del Zar de la iglesia de Santa Catalina del convento de Smolni en San Petersburgo, de
estilo barroco isabelino y diseño del renombrado arquitecto Francesco Bartolomeo Rastrelli; el
servicio de porcelana Gúriev, una de las más asombrosas obras maestras del estilo imperio de
Alejandro, o los iconos revestidos de plata con que se obsequió a los emperadores Nicolás II y
Alejandra Fiódorovna, fusilados en 1918 por los bolcheviques.

Información sobre el evento
Si ud compra una entrada de precio reducido, deberá presentar la acreditación pertinente en la taquilla del recinto
Colección del Museo Ruso
Av de Sor Teresa Prat, 15 - Málaga (Málaga)
×
×